Historias del fin del mundo – El Universal

Alertan por abusos de sectas y profetas

Redacción /EL UNIVERSAL
Alertan por abusos de sectas y profetas

El fatídico vaticinio atribuido a los mayas, de que este 23 de diciembre será el fin de los tiempos, es una falacia de la que sectas y falsos profetas buscan aprovecharse, cuando para la cultura Maya el final de un ciclo representaba una renovación de compromisos con los dioses.

Por ello, no entregar patrimonios, ni dejarse manipular o seducir por sectas, ni mucho menos intentar suicidios, es la recomendación del epigrafista Guillermo Bernal: “No se dejen seducir por estas sectas que siempre surgen en estas ocasiones, como cuando pasó en Huaco, Texas” .

“No sabemos con exactitud en qué creían losmayas, lo que pasa es que nuestra cultura judeocristiana necesita, le urge, creer que pasará algo. Es cierto, ellos (los mayas) tenían pensamiento profético pero nunca predijeron el fin del mundo”, advierte el doctor Bernal Romero.

El especialista del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM insiste: “No hagan acciones que atenten contra su integridad física, no den su patrimonio, sus recursos, su dinero, sus cuentas a nadie que les diga que les espera un futuro mejor en otra dimensión” .

Para los mayas, asegura el investigador, la vida continuaba después de los ciclos. Los mayas pensaban que todo final de periodo representaba un renacimiento, digamos ritual o simbólico de la humanidad, una renovación del compromiso con los dioses.

“Representaba un renacimiento simbólico del mundo y del cosmos; y no tenían esa concepción apocalíptica y milenarista de la destrucción por un juicio divino o algo así”, explicó el investigador.

Más bien, opinó, el enojo en la sociedad, la necesidad del cambio, la búsqueda por encontrar solución a los problemas y el deseo de un mejor entorno es lo que genera que las personas piensen y atribuyan a los mayas que el próximo 23 de diciembre llegará un Dios para complementar la creación humana y con ello el cosmos se regenere e inicie una nueva etapa.

En entrevista con Notimex, indicó que no se sabe a ciencia cierta quién empezó a difundir esta falacia del fin del mundo y que hace unos 20 años comenzó a propagarse sin sustento científico.

“Yo pienso que detrás de estas afirmaciones de un final de un gran periodo y de un b’ak’tun, está un esquema muy occidental de tipo milenarista”, agregó.

Posiblemente es en la década de los 80, cuando surgieron algunos autores menores, poco conocidos, que empezaron a especular acerca de estas cualidades, digamos, adivinatorias o proféticas de los mayas.

Quizá un famoso autor, Argüelles, quien escribió un libro que se llamaba el “Factor Maya” , tenga algo que ver con este tipo de especulaciones, pero ya es tal la cantidad de versiones acerca de estas supuestas profecías mayas que realmente ya no es posible identificar como una sola línea de opiniones.

Al igual que otros especialistas consultados por Notimex, Bernal Rivera reiteró que los Mayas nunca predijeron el fin del mundo, y que en toda la información analizada y estudiada sobre esta civilización no hay evidencia alguna de las profecías atemorizantes que les atribuyen.

“La fecha digamos que coincide con nuestro calendario con el final del B’ak’tun 13, según los mayas, es el 23 de diciembre. Hay un equívoco ahí de los días, pero es el 23 de diciembre.

“El único texto que habla de esta fecha de final de periodo, del final de 13 baktunes, fue registrada en el monumento seis de tortuguero, donde los mayas, la dinastía local de esta localidad de Tabasco, registró que esta fecha de final de b’ak’tun de 2012, pero está un poco dañada. realidad solamente se entiende que habrá una presentación de una deidad de la guerra llamada Bolonyoctec”  , explicó con detalle.

El también autor de varias publicaciones sobre los mayas destacó la necesidad de las civilizaciones antiguas de Mesoamérica de contar con un punto fijo donde iniciar sus cálculos del tiempo.

Como por ejemplo, continúa, usando un evento histórico como el nacimiento de Cristo o por un evento hipotético , como sería la fecha de la creación del mundo.

“El calendario maya es de larga duración como el nuestro. O sea, no tiene un final previsible, puede haber cada vez ciclos superiores a los b’ak’tunes , los piktunes , los quilchetunes a los calaktunes, en fin que se pueden ir millones de años hacia el pasado o hacia el futuro, los cómputos se pueden hacer”, puntualizó.

De hecho los mayas de Palenque registran una fecha que va hasta el año 4 mil 772, es cuando termina el primer piktum de nuestra era o de la era de los mayas.

Guillermo Bernal destacó que los mayas desarrollaron su calendario con base en observaciones que realizaban sobre el espacio y las posiciones de ciertos planetas y estrellas.

Además, los mayas llegaron a construir observatorios astronómicos como el edificio llamado “Caracol” , que se encuentra en Chichén Itzá, y el parecido de esa estructura con los modernos aparatos telescópicos utilizados para mirar las galaxias, resulta asombroso.

(Notimex)

Like this Article? Share it!