Historias del fin del mundo – El Universal

Historiadores piden hacer caso omiso de “agoreros del desastre”

Redacción /EL UNIVERSAL
Historiadores piden hacer caso omiso de “agoreros del desastre”

Serenidad, calma, prudencia y sobre todo no dejarse llevar por especulaciones, es la recomendación de la investigadora del Centro de Estudios Mayas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) , Laura Sotelo, a propósito del supuesto fin del mundo.

La especialista en culturas mesoamericanas aclaró, en entrevista con Notimex, que los mayas no predijeron ningún fin del mundo, sólo, según su calendario, expusieron el fin de una Era para dar comienzo a otra.

“En función de los datos que tenemos del mundo maya, no tenemos ninguna evidencia de fijar una fecha para un suceso así. Es claro que los mayas, como otras muchas tradiciones tienen concepciones cíclicas del tiempo, y hay muchos mitos sobre el fin del mundo que los mayas conciben, pero no es un fin del mundo que podamos nosotros datar, que podamos decir va a ocurrir el 21 de diciembre de 2012” , aseguró tajante la historiadora.

No tenemos ninguna evidencia escrita por los mayas de que esto va a ser, de que esto va a ocurrir; lo que sí tenemos escrito por los mayas es que se acaba un ciclo, pero que se acabe un ciclo es como yo decir, se va acabar la semana, se va acabar el mes o se va acabar el año, explicó.

“Todos estamos de acuerdo en que el último día de este año va a ser el 31 de diciembre y lo sabemos, pero no nos angustia, no nos preocupa; bueno, es un registro equiparable a esto lo que está escrito por los mayas. Entonces, o hay ningún dato concreto sobre esto” , insistió.

La investigadora del Centro de Estudios Mayas de la Universidad Nacional Autónoma de México señaló que los mayas tenían un sistema calendario que les permitía definir los ciclos de algunos planetas del sistema solar e incluso definieron el ciclo del Sol.

“Por lo que se sabe, cada año, entre el 21 y 23 de diciembre, ocurre el solsticio de invierno” , evento que da pie al inicio o término de un periodo de tiempo, pero sin catástrofes ni calamidades.

Su explicación sigue: “Es un calendario complejo, vigesimal que funciona de una manera muy parecida al nuestro, porque es la mejor manera de entenderlo, con lapsos de corta o pequeña duración, mediana, larga y larguísima duración, que casi podríamos nosotros concebir como concepciones de eternidad.

“Entonces es un calendario de base vigesimal a una escala humana, los hombres tenemos 20 dedos y la base es quizá este registro corporal de contar y va sobreponiendo ciclos de periodos superiores, por un parte, y por otro lado hay una concepción de un calendario sagrado de 260 días” .

“Es un calendario único en el mundo de 260 días -y los otros calendarios pues tienen un calendario solar de 365 días- y meses de 20 días, 18 meses de 20 días conforman un año, un ciclo solar, un año solar y sobre esto se superpone ciclos de 20 años de 400 años de ocho mil años, y hasta el infinito” , acotó

Los mayas, añadió la investigadora, crearon una civilización extraordinaria que dejó grandes legados a la humanidad, como un sistema de escritura de más de 800 signos, un sistema de numeración con uso del cero y un sistema calendárico complejo y preciso; además de que eran excelentes astrónomos y magníficos arquitectos.

Mitos, leyendas, falacias; todos estos adjetivos sirven para calificar los rumores de malos augurios. La calma, serenidad y el razonamiento debe prevalecer, recomendó la doctora Sotelo.

(Notimex)

Like this Article? Share it!